Usos del Molibdeno

Usos del Molibdeno

El molibdeno es un metal de color gris plateado, que no existe en estado puro en la naturaleza, por lo que generalmente se encuentra asociado a otros elementos, como es el caso de los minerales sulfurados, de los cuales también se obtiene el cobre. Así, es común que el molibdeno sea considerado un subproducto de la operación de extracción de cobre.
En la tabla periódica de los elementos el molibdeno aparece identificado con el número 42 y su símbolo químico es Mo. Se funde a una temperatura de 2.610 grados Celsius.

Su nombre tiene origen en el griego “molybdos”, que significa “como el plomo”, en clara alusión a su color. Aunque algunos sostienen que ya era conocido en tiempos antiguos, fue recién durante la primera guerra mundial que se da a conocer su uso en aleaciones de acero, siendo usado en reemplazo del wolframio (también conocido como tungsteno) que en ese momento era escaso, iniciándose así su uso comercial.

Sus características principales son durabilidad, resistencia y capacidad para soportar corrosión agresiva y altas temperaturas.

El molibdeno es un metal que se usa como materia prima para obtener aleaciones, entre la que destacan los aceros más resistentes. Alrededor de las dos terceras partes de este metal se usa para ese fin, conocido como acero inoxidable, con contenidos de hasta un 6%.
La aleación de acero soporta altas temperaturas y presiones siendo muy resistente, por lo que se utiliza en la construcción, para fabricar piezas de aviones y piezas forjadas de automóviles. El alambre de molibdeno se usa en tubos electrónicos, y el metal sirve también como electrodo en los hornos de vidrio.

Entre otros usos, se tiene la superaleación que se obtiene en base a níquel, para obtener catalizadores que se usan en la remoción de azufre en la industria petrolera.
Además, es también utilizado en el proceso industrial de los lubricantes (el disulfuro de molibdeno es resistente a altas temperaturas, reduce el desgaste y la fricción de las piezas de los motores, como se puede dar en los frenos de los automóviles), en la fabricación de revestimientos y solventes, en las industria química (pigmentos para plásticos, pinturas y compuestos de caucho) y la electrónica (conductores eléctricos).

El molibdeno también es considerado un material estratégico y tiene múltiples aplicaciones en la industria aeroespacial, automotriz, herramientas quirúrgicas, además de ser usado en la fabricación de ampolletas (filamento), pantallas de LCD,  tratamiento de aguas e incluso en la aplicación de rayos láser.

Para mayor información visite la web de IMOA en http://www.imoa.info.